Colegio de Asís Maipú
Los Sacramentos
"Recuerda que cuando abandones esta tierra, no podrás llevarte contigo nada de lo que has recibido, sólo lo que has dado."
Requisitos para los Sacramentos Estos dos Sacramentos se realizan en el Colegio. Los Charlas para la Primera Comunión tienen una duración de dos años. Las charlas del Bautismo las realiza un Fraile de la Congregación Franciscana. Los Sacramentos, signos de vida: Sacramento es, según el diccionario, el "rito encaminado a lograr la participación del hombre en la divinidad". Esto quiere decir que, a través de él, del sacramento, hacemos visible la acción invisible de Dios en nuestra vida y en nuestra historia. La función de los sacramentos es comunicarnos la gracia de Dios o aumentar en nosotros su acción, reconociendo que Él siempre tiene la iniciativa. Por ello, son manifestaciones marcadas por signos que nos hacen visible la fuerza y la acción de Dios. A través de ellos, se nos comunica vida y participación en la Iglesia; en ellos nos hacemos parte del Pueblo de Dios y fortalecemos nuestros vínculos con la Iglesia, recibimos la fe y nos relacionamos con la comunidad y con nuestra vocación cristiana. Por ello, no es aventurado señalar que los sacramentos son signos de vida, ya que nos comunican y aumentan la gracia de Dios, Padre amoroso que nos entrega la vida, Santo Espíritu que nos infunde sus dones e Hijo amado que nos entrega la salvación y su cuerpo para que también seamos salvos. Una característica particular de los sacramentos es que son "indelebles", es decir, "que no se pueden borrar". Dicho en otras palabras, el sacramento que se ha recibido es una gracia que queda permanentemente en nosotros, lo que no significa que nuestras acciones sean siempre en conformidad con ella, sino que están permanentemente en nosotros apuntando hacia nuestra verdadera vocación de hijos de Dios. Los Sacramentos, herencia de Cristo: Los sacramentos, como tales no son un "invento" de la Iglesia. Han sido dejados en la tradición por el mismo Jesús, quien señaló a sus apóstoles y a la comunidad como depositarios de ellos, para recordarlo, para hacer efectiva su presencia y para vivir intensamente la unión a la comunidad en él mismo. Así entonces, si bien su sistematización y difusión han sido dadas a la Iglesia, ellos salen de la mano del mismo Cristo y, por ello, su fuerza está en la misma divinidad y en el encargo de Él de realizarlos en su nombre. ¿Cuántos y cuándo Los Sacramentos de la Iglesia católica son siete. Si bien es cierto ellos nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida, se han dividido en tres etapas para comprender mejor su acción en nosotros. Así entonces, tenemos los Sacramentos de Iniciación Cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía), los Sacramentos de la Curación (Penitencia Reconciliación y Unción de los enfermos) y los Sacramentos al Servicio y Misión de los fieles (Matrimonio y Orden). Cada uno de ellos se "viven" durante toda la vida, pero se reciben en momentos adecuados. En este sentido, para recibir cada uno de ellos se ha de cumplir una preparación especial que implica asumir el sacramento con real responsabilidad y compromiso. SACRAMENTOS DE INICIACIÓN CRISTIANA Mediante los sacramentos de la iniciación cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, se ponen los fundamentos de toda vida cristiana. "La participación en la naturaleza divina, que los hombres reciben como don mediante la gracia de Cristo, tiene cierta analogía con el origen, el crecimiento y el centro de la vida natural. En efecto, los fieles renacidos en el Bautismo se fortalecen con el sacramento de la Confirmación y finalmente, son alimentados en la Eucaristía con el manjar de la vida eterna, y, así por medio de estos sacramentos de la iniciación cristiana, reciben cada vez con más abundancia los tesoros de la vida divina y avanzan hacia la perfección de la caridad" (CIC 1212 ). El Bautismo ﷯ El Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana (...) y la puerta que abre el acceso a otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión. (cf. CIC 1213) ¿Quién puede recibir el bautismo? Toda persona puede recibir el bautismo, con la única condición de no haberlo recibido antes. Ciertamente que la forma y el medio como se recibe varía si quién lo recibe es un adulto, un joven o un niño recién nacido. De cualquier manera, es importante acercarse a la parroquia y hacer las consultas respectivas para recibir este sacramento. ¿Cuáles son sus signos principales? Si bien es cierto, el rito esencial del sacramento es la inmersión o derramamiento del agua, en tres oportunidades, sobre el bautizado, hay otros signos importantes, como la unción con el santo crisma, la profesión de fe y el compromiso de padres y padrinos de educar en la fe al bautizando Primera Comunión Sacramento del sacrificio del cuerpo y de la sangre de Jesucristo, instituido por él mismo para perpetuar los tiempos venideros, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz. La Primera Comunión es uno de los siete sacramentos de la Iglesia. A través, de la Primera Comunión, es posible tomar por primera vez la hostia y el vino, símbolo del Cuerpo y sangre de Cristo. Este Sacramento fue instituido por Jesús, durante la última Cena, quien en compañía de sus 12 discípulos, tomó el pan y dijo: “…Tomad y comed todos de él, porque éste es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros…” Después tomó el vino y dijo: “…Tomad y bebed todos de él, porque este el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía…” Por lo general este sacramento se realiza cuando aun se es niño, alrededor de los 8 u 11 años de edad, siendo necesario haber realizado el sacramento previo, el Bautismo. Es necesario que los niños cuenten con una preparación previa para que vayan tomando conciencia de la grandeza del sacramento que van a recibir. Esta preparación es otorgada a los niños por personas preparadas que no son sacerdotes ni religiosas, sino que son fieles de la propia comunidad que entran en contacto con los niños de una forma más cercana, incluyéndolos también en la vida cotidiana de su comunidad.

Dirección: República Nº 2060 (referencia  detrás Templo Votivo de Maipú) - Teléfono contacto: (+56-2) 2531 1268